The fiesta is over, it´s time to siesta

La siesta es una costumbre muy típica en mi país que es mundialmente conocida y que consiste básicamente en echar una cabezada después de la hora de comer. Esta vez, voy a servirme de ella para afirmar que “The fiesta is over, it´s time to siesta”. Estamos en una situación macroeconómica compleja, entrando en lo que a todas luces parece una siesta económica, que nos obliga a empresarios y trabajadores a una reacción urgente si esperamos una recuperación a medio plazo, ya que a corto parece imposible salir del limbo en el que nos hemos metido.

John Fitzgerald Kennedy acuñó la frase “no pienses en lo que tu país puede hacer por ti, piensa en lo que tú puedes hacer por tu país”, una idea adaptable en estos momentos a la realidad económica y social mundial. En cierto modo, el sistema económico esta agarrotado y precisa una reacción, una parte importante de la sociedad entiende erróneamente que debe partir de medidas políticas y de la Administración y que podemos sentarnos a quejarnos mientras esto suceda. Eso no es del todo cierto, pues éste no es el momento de pensar qué puede hacer tu Gobierno por ti. El dinero público está bajo mínimos y no deberíamos contar con estímulos desde la Administración durante mucho tiempo. Ha llegado el momento de dejar de lamentarse, de olvidar subvenciones y ayudas públicas y centrarnos en qué podemos aportar cada uno de nosotros, cada cual desde su perspectiva para que la situación global mejore. Solamente los ciudadanos podemos revertir esta situación y está en manos de todos nosotros, empresarios, desempleados y trabajadores, el ponernos en marcha de manera inmediata.

Muchos empresarios llevan meses paralizados, lamentándose de la situación global, de la falta de crédito y de estímulos. Ha llegado el momento de dejar de asumir el momento, de abandonar la cultura de la queja, de ponerse en marcha, de cambiar la tendencia negativa y de basarnos en la innovación y el talento para invertir, generar riqueza y empleo por nosotros mismos.

Lo mismo ocurre con los trabajadores e incluso con los desempleados. Ha llegado el momento de abandonar la eterna espera, entender que esa llamada, esa entrevista de trabajo que precede a un nuevo y soñado empleo podría no llegar nunca ya que ¡hay millones de personas en la misma situación! Se trata de coger el toro por los cuernos y si no hay empleos disponibles, trabajar en fabricarse uno propio. La solución que está al alcance de cada desempleado es formarse y  emprender cualquier actividad profesional por cuenta propia, intentar crear riqueza y un futuro propio, y desde luego no sentarse simplemente a esperar al calor del subsidio de desempleo, algo que a medio plazo no llegará.

Podemos seguir quejándonos de la coyuntura económica, de nuestros dirigentes y de nuestra fortuna o podemos levantarnos, como hemos hecho ya en otras ocasiones, y empezar por demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de hacer que la siesta sea breve.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s