Protección de datos: café para todos

España, mi país, posee una Ley de Protección de Datos tremendamente restrictiva que comparada con la de otros países es de las más duras.

Pero esto no quiere decir que los españoles estemos más seguros y protegidos. No, al contrario. La exposición de nuestros datos y privacidad aparentemente es la misma que en cualquier otro país e incluso ocasionalmente se llegan a imponer sanciones tan absurdas como desproporcionadas. En España hay determinados modelos de negocio, legales y operativos en cualquier lugar del mundo que chocan con esta Ley de Protección de Datos. Como consecuencia de ello, no pueden ser desarrollados tal y como fueron diseñados originalmente, y requieren de consultoras y expertos en protección de datos (que proliferan en cada esquina) para adaptarse a una realidad compleja, en la que por defecto nada está permitido bajo la intimidatoria sanción de hasta 300.000 Euros.

Esta ley hace que en el sector de Internet las empresas tengan un doble hándicap: el de luchar contra multinacionales con muchos más recursos, por su fácil acceso a financiación y a capital riesgo, y la de tener que competir en desigualdad de condiciones ante la ley. Una premisa básica en mi país es la de adaptarse a una ley de protección de datos que muchas de las multinacionales americanas, operando desde su matriz en Estados Unidos, incumplen sistemáticamente ya que muchas de ellas se acogen a la legislación de su país de origen, que es mucho menos restrictiva.

En la actualidad Google se enfrenta a cinco expedientes en España por protección de datos. Tras una investigación de seis meses, la Agencia de Protección de Datos (AEPD) ha llegado a la conclusión de que por medio de su servicio Google Street View, el gigante americano podría haber cometido hasta cinco infracciones graves y muy graves sobre la captación y almacenamiento de datos personales. De confirmarse el expediente y la sanción, las multas podrían llegar a los 2,4 millones de euros que serían suficientes para hacer quebrar a casi cualquier empresa en mi país pero que, tratándose de Google, serán irrisorias. De hecho, sólo en mi país se “estima” que el negocio de Google alcanza los 227 millones de Euros,  según Price WaterHouseCoopers y datos aportados por la IAB. Y se trata de una “estimación”, ya que la compañía no aporta información de su cifra de negocio desglosada por países y, según el registro mercantil, facturó en España en 2007 poco más de 11 millones de Euros. Algunos lo llaman fiscalidad creativa; en la práctica se trata de aprovechar y facturar sus beneficios en España por un tercer país, Irlanda, donde existen determinados beneficios fiscales.

Hace pocas fechas, el periódico Wall Street Journal afirmaba que el otro gran gigante de Internet, Facebook,  había trasmitido datos personales de millones de usuarios a sus anunciantes. Esto, de confirmarse, obligaría de nuevo en mi país a abrir un expediente por la Agencia Española de Protección de Datos y a establecer una sanción ejemplarizante. Pero, no nos engañemos, es sólo la punta del iceberg.  Google o Facebook no son las únicas empresas que incumplen la Ley, casi ninguna de las empresas que pretendan operar en mi país la cumplen y esto lo considero un sinsentido. O se adapta la ley o se obliga a cumplirla y lo que ocurre en mi país sucede también en otros países a nivel mundial que tendrían que tomar también cartas en el asunto. La ley de protección de datos que impera en cada territorio debe evitar discriminar a sus propias empresas, que están obligadas a adaptarse a ella en desigualdad de condiciones. En definitiva se trata de que el café, aunque sea agrio, sea el mismo para todos.

Anuncios

Una respuesta a “Protección de datos: café para todos

  1. Solo algunas concreciones:
    a) Las multas pueden alcanzar hasta los 600.000 euros.
    b) En el resto de países de la Unión Europea la normativa sobre protección de datos es similar, ya que nuestra LOPD no es una invención de nuestro legislador sino de una Directiva del año 1995 que, como digo, comparten todos los demás países de la UE; lo que pasa es que España es el que tiene las sanciones más elevadas.
    c) “Expertos en protección de datos”. Estos expertos no proliferan en cada esquina, de hecho hay muy pocos expertos en esta materia en España. Lo que proliferan son consultoras o particulares con ninguna o muy poca experiencia en estos temas que simplemente han visto un negocio y se han apuntado al carro para sacar unos miles de euros. En mi ciudad (Murcia) conozco diversas inmobiliarias que se han reconvertido, con los mismos trabajadores, en asesorías laborales, contables, fiscales y de protección de datos, así, de la noche a la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s