La cara oculta de Google

Si hoy preguntáramos al común de los mortales “¿qué es Google?” un elevadísimo porcentaje de las personas entrevistadas nos responderían “es un buscador de internet”.

Sin embargo, este es un concepto tremendamente simplista. Si indagamos más es muy posible que los usuarios más avanzados de internet, los conocidos como heavy users, nos podrían llegar a indicar que Google es una enorme multinacional, con decenas de diferentes productos mas allá del buscador, que no deja de ser la joya de la corona, el que inició todo, pero que tras el drástico crecimiento de la compañía hoy Google es mucho más que eso.

Y así es, el romántico buscador de internet que naciera allá por 1.996 en la actualidad se ha convertido en pocos años en una enorme multinacional que tiene un valor bursátil similar al Producto Interior Bruto (PIB) de países como Egipto. Eso quiere decir, en términos relativos, que si Google fuera un país sería de los 50 países más grandes del mundo.

Pero lo que incluso muchos de los más avanzados usuarios de internet desconocen, los heavy users que antes mencionaba, es la enorme labor social que la compañía con sede en Montain View realiza desde su vertiente filantrópica, conocida como Google.org.

Cuando medio mundo anda definiendo si es posible destinar el 0,7% de PIB de su país como ayuda al desarrollo, Google va más allá y desde el año 2004 aporta el 1% de sus ingresos para intentar que por medio de la tecnología se pueda mejorar el mundo.

En la salida de la compañía a la Nasdaq, allá por 2004, uno de sus fundadores, Larry Page destacaba su deseo personal que a medio plazo el éxito de las iniciativas innovadoras de Google.org pudiera eclipsar al del propio Google en términos de impacto social en todo el mundo.

Google.org utiliza la tecnología para resolver problemas. Algunos de los programas más destacados en los últimos tiempos han sido Google Flu Trends (que monitoriza la evolución de la gripe a nivel mundial), PowerMeter (que permite monitorizar y mostrar vía web públicamente el consumo eléctrico de tu domicilio para poder minimizarlo), o Google Earth Engine (que monitoriza y muestra en público la deforestación de distintas zonas a nivel mundial).

Además, el gigante de internet dispone de su propia fundación, conocida como Google Foundation, que realiza multitud de donaciones filantrópicas a compañías y organizaciones, por valor de más de 100 millones de dólares desde su creación.

Esta es la cara oculta de Google, siendo además poco publicitada; su reconocimiento a este respecto es una cuestión de justicia.

En un momento en el que muchas de las grandes corporaciones españolas, posiblemente por la virulencia de la crisis económica que estamos atravesando, han relajado en el mejor de los casos, los objetivos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que tímidamente se han ido adquiriendo, tarde como siempre en España, el caso de Google debe ser una inspiración a cerca  de cómo una compañía puede ser socialmente responsable, utilizar sus propias herramientas (en este caso la tecnología) para mejorar el mundo en el que vivimos y hacerlo de manera  constante, firme y eficiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s