Si no hay emprendedores, traigámoslos

Siempre he creído que mirar más allá de nuestras fronteras, solo nos podría traer beneficios, empaparnos del conocimiento de nuevas culturas, entender mejor la diferentes formas de entender la vida en cada país, son valores que siempre he considerado beneficiosos.

Cada mañana nos despertamos viendo como grandes multinacionales acaban de adquirir pequeñas o medianas compañías que todas tienen un denominador común, en su interior tienen ideas o proyectos innovadores y mucho talento entre sus fundadores. Este tipo de acciones empresariales crean valor, levantan la marca del país y anima a muchos estudiantes y profesionales a continuar desarrollando su proyecto, para intentar algún día dar el gran salto.

En general percibo poca vocación emprendedora, quizás porque no tenemos tantos casos de éxito de los que poder aprender y quizás, por ese motivo, los universitarios propios y foráneos vean muchas veces más futuro fuera que dentro de sus propias fronteras.

Estamos en un momento delicado, donde soluciones a diez años son necesarias e importantes, pero ahora hay que pensar en soluciones urgentes. Quizás haya que empezar por ese punto, si no se puede crear talento en cinco meses, habrá que traerlo de fuera de las fronteras.

En Estados Unidos, país no muy a favor de conceder la VISA o tarjeta de residencia, se está estudiando actualmente cambiar la legislación para proporcionar visados en un plazo de dos años, a los siguientes grupos bajo ciertas condiciones:

Empresarios que viven fuera del país pero que se comprometen a patrocinar económicamente su riesgo empresarial con una inversión mínima de 100.000 dólares, graduados de universidades estadounidenses en ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas o Ciencias de la computación, y empresarios extranjeros cuya actividad ha generado al menos 100.000 dólares en ventas de Estados Unidos…

La buena noticia es que esto permite a los estudiantes y trabajadores extranjeros con interés por emprender iniciar proyectos, sin garantías en un principio, pero como todos los proyectos que inician los emprendedores, las garantías no existen, se ven como llegan cada día.

Necesitamos proyectos legislativos que busquen alentar a estudiantes extranjeros a emprender, a crear valor y empresas en otros territorios. Así no veríamos como cada día cientos de estudiantes, muchos de ellos con gran talento, una vez que acaban sus estudios universitarios solo tienen en la mente volver a casa después de su graduación.

Los inmigrantes cualificados crean puestos de trabajo; y los estudiantes de postgrado, saben muy bien qué quieren hacer. Ayudémosles a poder trabajar en otros países y que su visado o tarjeta de residencia sirvan para hacer avanzar la economía mundial desde hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s