Ellas saben buscar trabajo

Últimamente observo cómo las mujeres se sitúan a la cabeza en cuanto al uso de las nuevas herramientas informáticas, especialmente en el terreno laboral. Ellas son cada día más conscientes de la importancia de las redes sociales y de la importante revolución que ha supuesto la web 2.0 a la hora de buscar o mejorar el actual puesto de trabajo.

Los datos que manejo en mi país son claros: el 74,2% de las mujeres internautas utilizaron redes sociales para mejorar su empleo en 2010 frente al 65,2% de los hombres. Y eso que el número de internautas varones supera en casi 10 puntos al femenino, lo que estoy seguro que ocurre de forma parecida en otros países de Latinoamérica.

Gracias a este dominio de las redes sociales para mejorar su posición laboral, ellas se sitúan de forma clara en una situación preferente de cara a encontrar uno de los escasos puestos de trabajo que se están ofertando en la presente crisis.

Con esta conectividad a redes sociales, las mujeres ven en este modelo de búsqueda de empleo una solución social y 2.0. Hoy en día es normal votar, comentar, interactuar y enviar a amigas y contactos cualquier oferta de empleo, observando si se desea los comentarios y valoraciones que se han realizado anteriormente. El uso de estas herramientas informáticas posibilita tanto el usuario como a la empresa valorar rápidamente una serie de aspectos que antes eran imposibles de medir o cuantificar.

Se ha convertido en una actividad muy normal que los directivos de RR.HH consulten el perfil de los candidatos a un puesto de trabajo en las redes sociales antes de la segunda entrevista. Y cada día es más normal también que parte de los candidatos que se quedan por el camino lo hagan por los datos que se han podido detectar en las redes sociales,  por no tener presencia en este tipo de redes o tener un perfil pobre o poco actualizado.

En épocas pasadas se hacía necesario echar mano de las redes sociales tradicionales para la búsqueda de empleo. Se acudía a familiares y amigos en la búsqueda de una alternativa a la situación personal de cada uno. De este modo, las relaciones personales eran el cauce por excelencia a la hora de conectar ofertas y demandas de puestos de trabajo.

Facebook, Tuenti, Myspace, Twiter… En el momento actual las redes sociales incrementan la interacción con familiares y conocidos de forma exponencial. Su potencial propagador es, sin duda alguna, un activo en la búsqueda de empleo. Pero es importante que sepamos diferenciar entre una calidad de las relaciones y no tanto una cantidad sobrevalorada, que a la larga, no nos va a producir ningún beneficio. Como en todas las cosas es más importante la calidad que la cantidad, pero lo cierto es que antes compartías tus inquietudes con un entorno muy cercano y ahora se ha podido abrir hasta el último rincón de la tierra, sin perder la proximidad que dan las relaciones autenticas, sean o no online.

Tenemos que asumir que la forma de buscar empleo ha cambiado y adaptarnos. Ahora todo gira en torno al establecimiento de relaciones 2.0, de abrirse al mundo y de dejarse ver. Entender que todos tenemos nuestra parte privada, pero también una parte pública que cada día está más accesible a todos. Y en este aspecto las mujeres llevan la delantera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s