Apostando por un futuro sostenible

Un tema que me ronda estos últimos días es el de la movilidad sostenible, algo que me lleva preocupando desde hace un tiempo. No dudo de que todos nos hacemos una idea de la importancia del transporte y su sostenibilidad, de que reconocemos el impacto que supone para la sociedad el actual sistema y de que somos absolutamente conscientes de que es necesario tomar medidas urgentes en pro de una mayor ecomovilidad. Pero mientras me planteo éstas y otras cuestiones también me viene a la cabeza el compromiso que deberíamos adquirir tanto los empresarios como los gobernantes de apoyar iniciativas que apuesten por un futuro mejor.

Cuando debato, por ejemplo, sobre el transporte con amigos siempre aparecen temas como la planificación y ordenación del territorio, donde las ciudades deberían transformarse en unidades de residencia donde el transporte público, con altas demandas potenciales,  se convierta en algo viable económicamente. Se trataría de ciudades de intercambio, con mezcla de usos, de gente, de empresas, de sociedades, en donde el transporte público sea el único protagonista de los nuevos desarrollos urbanos, al estilo de los “fingers” de Copenhague o los nuevos Docklands de Londres.

También hablamos sobre el uso eficiente del coche mediante el incremento de su ocupación, de la gestión eficaz de aparcamientos en origen y destino para facilitar la movilidad en transporte público en los trayectos intermedios o sobre la importancia del fomento de una peatonalización final de los centros urbanos, que permitirá que el ciudadano tenga una conciencia de accesibilidad universal.

Todos estos son factores fundamentales para ayudarnos a avanzar en una sociedad más de todos, ciudades más cercanas, en donde vivir sea sinónimo de estar y no de marchar. Ciudades que pongan en marcha iniciativas medio ambientales innovadoras y que permitan mejorar nuestra calidad de vida.

Desde las instituciones públicas y privadas son conscientes cada vez más de la importancia de la “ecotendencia”. Es por eso que reflexionan, debaten y trabajan en torno a retos ambientales actuales y de futuro que se conviertan en el eje motivador de muchas iniciativas empresariales que están ya creando empleos de alta cualificación. En España, mi país, se ha abierto recintemente una convocatoria para que emprendedores, entidades y empresas pueden presentar iniciativas que incluyan desde proyectos de investigación hasta proyectos de promoción e impulso del coche eléctrico. Medidas como ésta ponen de relieve una vez más la importancia de mi país para convertirse en referencia en lo que a nuevas “ecotendencias” se refiere.

El sector energético pone de manifiesto cómo cualquier país puede traducir su potencial científico y tecnológico en una realidad industrial altamente competitiva a nivel internacional. Los grandes empresarios deberían darse cuenta de ello e invertir y apoyar a este sector emergente. Necesitamos desarrollar pensando en el futuro. En un futuro global donde nuestras empresas puedan convertirse en referentes internacionales de una nueva forma de entender el planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s